.
Enseñanzas
 
Judíos - Cristianos - Judíos Mesiánicos 
 
 
 
 
 
Los judíos mesiánicos 2
 
El Puente atacado por los dos lados
 
Yaakov, Béla Orbán
 
Parece que la definición de "Puente en el Cuerpo del Mesías" dada en el texto precedente, sea la más precisa y adecuada cuando hablamos de la misión de los judíos mesiánicos.

Esto es un hecho, y no un deseo nuestro de tener una autoridad cualquiera. Nuestro carácter de "puente" no sobreentiende ninguna soberanía autoproclamada ni de sentimiento de supremacía y de orgullo así que lo vemos tantas veces hoy en día.

La prueba de eso es que este llamamiento nunca tiene resultados extraordinarios o espectaculares tales como la inmensa mayoría de los servidores les gustarían experimentar. Todo éxito u otros intereses humanos tan de moda en el mundo cristiano, están prácticamente ausentes en una misión como la nuestra. Es también excluido que queramos tener algún poder sobre la gente. Ningún "siervo de Dios" en busca de alabanza, de dinero y de poder queriendo construir su propio pequeño imperio jamás alcanzará ningún éxito en una misión como la nuestra.

Toda forma de fornicación es también excluida porque el "Puente" jamás podrá ser la propiedad de ninguna de las dos orillas. Ningún campo tiene el derecho a utilizarnos a sus propios fines. El "Puente" jamás podrá estar bajo el yugo de iglesias, de movimientos y de otros conquistadores. El ministerio judío mesiánico no es por vender y no puede ser forzado a ninguna forma de fornicación que sea física, psíquica o espiritual.

Dios nos ha librado de todo lo que hace caer a tantos pastores y asambleas en nuestros días: gloria, poder, dinero, fornicación en alma y en espíritu, pero muy a menudo al nivel físico también.

Pues, naturalmente los ataques de Satanás son todavía más intensivas contra nosotros (judíos y judíos mesiánicos) porqué somos lejos de ser unos Santos. Por supuesto, no somos mejores que los miembros de los otros pueblos.

Somos también susceptibles de caer en la tentación y de caer como cualquier otro.

Gozamos sin embargo de una protección maravillosa por la gracia y la voluntad de Dios:

¡Dios quiso que cuando vivimos la identidad qué le ha sido dada a los judíos, nadie nos contaba entre los suyos!

Nadie jamás será capaz de absorber a un judío cuya identidad del mesías (Cristo) es ya ordenada y no deja de crecer en él día tras día.

Por eso Satanás ataca a manera de Amalek ellos todos los que evolucionan en el último puesto. Así Satanás logra capturar a los judíos que se limitan a reconocer su identidad judía de modo formal y que se quedan bajo la influencia de una identidad extraña. Particularmente logra su fin cuando la persona se ata a iglesias o religiones y es sólo un cristiano formal.

En nuestros días, podemos ver además que la mayoría de los creyentes es enfeudada y sufre de dependencia a sus asambleas y a sus pastores. La inmensa mayoría de ellos viven como unos esclavos bajo la influencia directa de otros hombres.

El proceso de la construcción del judaísmo mesiánico es atacado en dos frentes:

Un ataque viene en primer lugar y por un cierto tiempo por parte de los judíos creyentes, luego viene la ofensiva cada vez más feroz y pronunciada por parte de la cristiandad.

Por un lado, tenemos que hacer frente al refleje de autodefensa del Judaísmo rabínico y al miedo por el otro …

La relación entre los judíos mesiánicos y los judíos tradicionales

Visité muchas comunidades judías durante mi vida y mi ministerio en toda la Europa central y del este, dónde jamás renegué mi fe en Yeshua HaMashíaj, el Mesías que debe volver, el Señor único.

La mayoría de las veces nuestro trabajo en común con estas comunidades era de natura caritativa y durante estos años siempre me acogieron en las sinagogas con mucho amor como cualquier otro miembro de la Familia. Jamás habría venido a la mente de ninguno de estos judíos tradicionales de considerarme como un extranjero o un enemigo.

Esta relación aún perduró después de que nuestra obra caritativa se paró cuándo íbamos hacia otras áreas dónde la necesidad fue más grande.

Nuestro ministerio siempre se hizo sin ninguna hostilidad de sus parte, pero cada vez se paró en un punto:

¿No comprendían que hicimos y por qué lo hicimos?

Sin embargo, siempre nos aceptaron como judíos. Naturalmente nos consideran como los miembros de una secta rara, como judíos un poco excéntricos que hacen cosas diferentes y bastante extraordinarias, que creen en algo que conocen, pero que todavía no pueden comprender...

Así el carácter familiar de nuestra relación perdura hasta hoy. Para ellos, quedamos unos hermanos "un poco retrasados" pero ciertamente no excluidos y aún menos odiados. 

También observamos que más un judío se alejó de sus tradiciones más esta desconfiado con nosotros.

Esto es particularmente válido para los que construyen otro tipo de unidad con el catolicismo así como para todos los aliados de esta construcción que llamamos comúnmente el ecumenismo.

En otros términos, a medida que un israelita se aleja de su identidad judía, tiene una distancia equivalente con la comunidad judía mesiánica.

Seguro que esta distancia y una cierta hostilidad se desarrollara entre nosotros y estos judíos tan pronto como habrán tocado el fondo y definitivamente se volverán unos simples judíos por el nombre que constituirán todo lo más una simple institución sociocultural y infectada por el espíritu ecuménico de las iglesias cristianas tradicionales.

Ya experimentamos este proceso aquí en nuestras regiones.

Las comunidades judías de Europa occidental, de América y de otras regiones, difieren mucho entre ellas en numerosos puntos esenciales.

El judaísmo liberal o reformado considera el judaísmo mesiánico como un rival en el "mercado del judaísmo". La misma fuerza globalizante ataca todavía más intensamente por parte de una cierta rama del jasídismo judío (ortodoxia), queriendo atraer el más posible de almas bajo su tutela.

En una palabra, los movimientos son en eterno conflicto entre ellos. El Alto el fuego sólo interviene cuando ambas partes tienen intereses y fines comunes.

Estamos ablando aquí de todos los que son capaces de hacer alianzas con quienquiera, sobre todo con los que bajo la denominación de cristianos son los aliados y los representantes - conscientemente o no - del espíritu del antecristo.

Ciertas ramas y movimientos del judaísmo hasta van a reconocer, incluso mantienen muy buenas relaciones con los movimientos judíos mesiánicos. No es sorprendente, ya que realmente vivimos una época "en movimiento"…

La ortodoxia judía quedada minoritaria - los judíos realmente creyentes - en cuanto a ellos se protegen de todo lo que es "nuevo" y quedan sobre sus posiciones. Hacen esto también frente a las supuestas ataques judías mesiánicas.

Sin embargo es sólo cuestión de tiempo para que estos ortodoxos puedan hacer por fin la distinción entre el judaísmo mesiánico y los judíos que vivan su identidad del Mesías…

A pesar de todo, la situación de Europa central es diferente.

Desde el punto de vista de los judíos mesiánicos puede estar considerada como favorable.

El silencio y la falta de interés hacia estos movimientos de parte de los judíos tradicionales muestra que todavía consideran la Tora como el principal fundamento de su espíritu. Así, son próximos de nosotros y formamos una verdadera familia.

La recompensa de sus fidelidad a las Escrituras Santas es que en esta región, el judaísmo reformado o liberal ni algún otro movimiento judaico pudo echar raíces y desarrollarse, o por lo menos, le hicieron de manera bastante insignificante.

Es la razón por la cual los movimientos del judaísmo mesiánico son también incapaces de instalarse en esta parte de Europa a pesar de todos los grandes sostenes financieros que reciben.

Aunque hubieran habido unas tentativas espectaculares de implantación aquí en Budapest también con la ayuda de asambleas cristianas locales, todos sus esfuerzos fueron vanos. A pesar de la gran organización de tipo americano, a pesar de todo el dinero investido y a pesar de la fundación de una escuela que funcionó durante un tiempo, hoy hasta su memoria a desaparecido del país o por lo menos dejaron una memoria demasiado amarga detrás de ellos.

Consiguieron dejar algunas marcas sólo allí dónde la comunidad judía prácticamente no funciona más y donde no hay nadie para protegerla contra la mentira destructora del judaísmo mesiánico orquestada por judíos falsos.

Este peligro no amenaza más nuestro país por el momento sino continúa funcionando por todas partes del mundo. La comunidad judía, en el sentido propio, es realmente protegida contra este tipo de agresores. Estos conquistadores son sin embargo capaces de perturbar la comunidad cristiana así como en la relación de esta última con los judíos. La peor cosa con ellos es su potencia de atracción sobre los cristianos desviacionistas que una vez bajo de sus banderas, continúan su obra destructora en nombre de estos "movimientos".

Los movimientos jasídicos, reformistas y liberales pudieron desarrollarse en nuestro país sólo a partir de estos cristianos decepcionados por el cristianismo y que se convirtieron al judaísmo. Estas comunidades no son nada más que las asociaciones culturales en gran parte constituidas por judíos falsos que juegan a los judíos, prosélitos que jamás han tenido antepasados israelitas.

Éstos son susceptibles de cooperar con cristianos semejantes (que no son del Mesías - Cristo, sino que usan falsamente estos términos). Estos falsos judíos así como estos falsos cristianos generalmente se hacen a los activistas más fervientes del ecumenismo.

Al principio, di a este texto el título de ataque por los dos lados o a dos frentes.

Concerniendo a la parte judía qué se encuentra a una de las extremidades del "Puente Mesiánico", ¡tengo que modificar un poco el significado de la palabra de ataque!

Me explico:

El judío fiel a las Leyes de Dios y a la Tora pero quien todavía no conoce a Yeshua, jamás ataca ni a los judíos mesiánicos ni a algún otro judío que sea.

Cuando no nos tiene en cuenta y se niega a entender o a hablar de nuestra fe, sus ataques son estrictamente de carácter defensivo, y nos acepta a pesar de todo como judíos.

Luego, cuando ve y se da cuenta que jamás atacaremos la Tora ni su fe ni su identidad judía, una relación viva y estable se desarrolla entre nosotros. ¡Esta confianza es favorecida por el hecho de que sepa que no somos unos cristianos globalizantes ni los peones de un ejército de misioneros cristianos disfrazados de judíos!

Cuando la confianza se instala entre los miembros de la misma familia y cuando ellos mismos nos preguntan (!), entonces somos autorizados y libres de devolver el testimonio de Yeshua HaMashíaj de Nazareth.

Este es el momento cuándo caen todas las paredes cristianas que han sido construidas por la fuerza del fuego, del hierro y de la sangre desde dos milenarios.

El miedo realmente acaba cuando nosotros mismo vivimos y respetamos nuestra propia identidad judía y cuando pedimos y aceptamos todo lo que Dios dio a nuestro Pueblo.

Porque la inmensa mayoría de los cristianos desprecia a todos los judíos. Nos consideran muertos y niegan las Promesas del Eterno que nos conciernen y quieren así tomar nuestro sitio. Roban así toda la herencia que Dios les dio sólo a los judíos. Pero también hurtan todo lo que debería ser compartido entre los hombres (Judíos y Gentiles) como miembros planos del Pueblo de Dios.

La unificación de los judíos que esperan al Mesías y que todavía no conocen su nombre con los judíos que ya viven en los servicios de Yeshua HaMashíaj es totalmente en la Voluntad de Dios. Esta unión se desarrolla después de que ambas ramas judías hubieran aprendido a conocerse y a aceptarse mutuamente.

Será sólo después de esta unificación de las dos ramas judías que tendremos la oportunidad de ir juntos al encuentro de los Gentiles con el fin de hacer sólo un cuerpo con ellos: el Cuerpo del Mesías.

Será exclusivamente así que podremos encontrarnos, y nunca bajo el poder de cualquier iglesia o movimiento cristiano al precio de nuestra asimilación.

El ataque operado por la comunidad judía creyente no es realmente un ataque. Se trata más bien de un reflejo de autodefensa contra todo lo que puede llegar en su dirección por el "puente".

¡Su miedo no es sin fundamento!

Cuando un número incalculable de "mesiánicos" filosemitas intenta a evangelizar a los judíos y por sus fines quieren utilizarnos para alcanzárles a través de nosotros, no hacen nada más que operar una nueva tentativa de holocausto en alma y espíritu esta vez.

Porque las misiones cristianas provocan a la muerte espiritual y psíquica de los judíos por su asimilación. Este crimen les impide a los judíos cumplir el llamamiento que nos ha sido dado por Dios y que vale para la eternidad.

Durante mi ministerio, admito que a veces caí en la trampa de estos cristianos que tenían intenciones veladas.

Muchos encontraron una puerta abierta hacía la comunidad judía a través de mi. Suponía que tenían intenciones puras y soló querían aprender y conocer a los judíos y a sus cultura.

Del mismo modo, muchos filosemitas aún no saben cuánto perjudiciales son para la comunidad judía con su amor falso y su fervor cristiano. ¡Por supuesto!, la inmensa mayoría de las veces son completamente inconscientes del hecho de que su gran entusiasmo sirve poderes humanos y no la Voluntad de Dios. Así se hacen muchas veces inconscientemente los utensilios de fuerzas antecristas.

En otros casos también, el gran sentimiento de amistad sentido por Israel muy a menudo sólo esconde en realidad intereses humanos.

La mayoría de las veces, el amor sentido por Israel no es nada más que un utensilio comercial para sacar "bendiciones espirituales" de Dios. Desde que Dios lo hizo la promesa: Benditos los que te bendijeren... Así muchos esperan remuneraciones por su "buena conducta". Confunden sin embargo el amor verdadero y el amor- moneda de cambio bien conocido por los hombres del mundo que se quieren hasta que sus intereses están en juego. Esta falsa solidaridad y fraternidad cristiana se apropia de almas.

¡Es efectivamente bueno que el "puente" use a veces de su derecho de autodefensa y se cierre, con el fin de no dejarles paso libre a todos los amigos, hermano y otros individuos de manera irresponsable!

Sin embargo tenemos una misión doble que realmente no es fácil:

Hacernos conocer como judíos y hacer conocer a Yeshua como Mesías a los judíos creyentes tradicionales para que puedan reconocerle también en nosotros, y a través de nosotros cuando el tiempo determinado por Dios habrá venido. 

A través de nosotros desde que los judíos consideran a todos los cristianos como unos católicos debido a todos los pecados milenarios que siempre no han sido ajustados y que pues no han sido absueltos todavía.

¡Para un judío, no hay ninguna diferencia entre las iglesias y las confesiones cristianas!

Lo mismo, no hace ninguna distinción entre los judíos tampoco. Lo que quiere decir, que somos para ellos unos "pobres" judíos lamentables que siguen querer a pesar de todo.

Siguieron aceptarnos tanto que quedaremos libres de toda iglesia y de otro poder humanos.

Pues, podemos decir:

Nosotros – judíos mesiánicos que vivimos nuestra identidad judía en Yeshua HaMashíaj aceptando Su única supremacía en nuestras vidas – vivimos en paz y en relación cada vez más estrecha con los miembros de la comunidad judía tradicional que espera la llegada del Mesías.

Dios mismo nos impide renegarnos uno al otro. Excepto en los casos cuando un miembro del Pueblo Elegido renegó el mismo su llamamiento recibido de Dios o cuando cayó en la asimilación de una iglesia que profesa el repudio de los judíos y la teología de sustitución.

Éstos viven en la insumisión y no son judíos, sino simples israelitas. Sus identidad judía pasa en cuarentena y queda sólo una posibilidad pasiva hasta sus muerto, y más allá, hasta sus juicio.

El mismo juicio valdrá por los que falsamente habrán adoptado la identidad judía conscientemente o no, así engañándose a ellos mismos y a sus cercos también. En ambos casos, el rebelde se hizo así incapaz de cumplir el llamamiento que le había sido dado al principio.

El encuentro de estas "dos categorías" de judíos mesiánicos llegará grandes cambios en el mundo. Este encuentro marcará el punto de partida de la última era en la historia de la Salvación.

Los signos son ya visibles:

Hoy, los judíos ortodoxos conocen mejor la Palabra de Yeshua HaMashíaj que muchos cristianos, así como la conexión muy estrecha e inseparable de ésta Palabra con la Palabra del Antiguo Testamento.

Cuando Dios les abre los ojos así, poco a poco, entonces comienza una "nueva evangelización" hacia la cristiandad arrancada de sus raíces judías para que se vuelva del Cristo y sea del Mesías por fin.

La consecuencia profética de nuestro encuentro (judíos de Yeshua y judíos esperando al Mesías) será la realización de la unificación de ambas partes del cuerpo del Cristo (judíos - gentiles) a la rapidez de un huracán.

El "puente" se construye en el mundo entero. La comunidad judía mesiánica tanto como el Cuerpo del Mesías ya funciona, de manera velada y sin ningún alboroto.

Del lado judío, nuestros hermanos fieles a Dios y que esperan al Mesías, nos esperan también. Así nos esperan todos los judíos demás, con arreglo al grado de pureza de su fe.

Pero mientras se construye un otro puente también:

El ecumenismo y el judaísmo de interés se acercan mucho uno del otro, construyendo el puente de la religión del mundo y abriendo así el acceso a la era anticrista.

Podemos una vez más ser los testigos del cumplimiento de una profecía revelada y cuyas consecuencias pueden ser conocidas por todo el mundo.

Construcciónes Cristiano-judías y judeocristianas ya están en proceso sirviendo los objetivos del poder que rige actualmente el mundo.

¡Entre los constructores de este puente, podemos reconocer muchas caras familiares!

Pero que no miramos a los constructores de este puente falso, sino más bien a los patrocinadores que se esconden detrás de ellos y que manejan el tinglado.

Porque Satanás es una fuerza que se disfraza también de judío si es necesario, con vistas a mezclar todo.

Tengamos cuidado con las declaraciones como: "todo el mundo es judío", "judíos de corazón", "judíos en alma o en espíritu", "en Cristo, no hay más judío", "hay que ser tolerante", "judíos por Jesús", "Dios me reveló que era judío-a", etc., porque aquí se esconde la acción destructora del Diablo.

Unifica el espíritu de la Nueva Edad (New Age) y construye el puente de la mixtura cuando utiliza a individuos que jamás fueron judíos bajo el nombre de judío con el fin de engañar a los verdaderos judíos y de unificarlos. Así obra el enemigo con el fin de que ambas partes pierdan sus identidades y caigan en el pecado de la insumisión.

Pero mientras, también se construye el puente verdadero en espíritu. El que une a los judíos mesiánicos y los judíos que esperan al Mesías. Este puente que pronto favorecerá la unión entre ambas partes del cuerpo del Mesías. Así este Cuerpo podrá entonces entrar en su última fase de espera del adviento del Esposo, de la llegada del Mesías, de la vuelta de Yeshua HaMashíaj. 

Budapest, el 3 novembre 2008

 
 
Traducción del húngaro: Richard (Zeev Shlomo)
 
Copyright © 2005-2019 SHOFAR - BUDAPEST, comunidad judía creyendo en Yeshua HaMashíaj
Ministerio JHVH NISSZI
www.kehilatshofar.com
 

¡Nuestras enseñanzas pueden ser copiadas y distribuidas sin ninguna modificación, gratuitamente y únicamente en integridad!

Copyright © 2005-2019 Comunidad SHOFAR

http://kehilatshofar.com