.

Enseñanzas

 
Judíos - Cristianos - Judíos Mesiánicos
 
 
 
 
 

 

 

 

Los judíos mesiánicos 3
 
El otro lado del Puente
Yaakov, Béla Orbán
 

Las diferentes ramas del judaísmo no están en guerra ni son rivales entre ellas y no tratan de atraer a nadie desde los campos "enemigos".

Así, todas las ramas del judaísmo consideran a sus colegas judíos mesiánicos del mismo modo. Desde que las raíces, los fundamentos son comunes; el judío jamás considerará las diferencias como un blanco o un pretexto para la disputa.

Esta unidad se manifiesta a través de la aceptación unánime de la Torá, el deseo de ver cumplirse las profecías, así como en la espera de los tiempos apocalípticos y la llegada del Mesías.

En esta unidad, no hay ninguna disputa. Existen sin embargo algunas opiniones y puntos de vista diferentes, como por ejemplo en lo referente a la concepción de los detalles que conciernen al cumplimiento de estos fundamentos comunes. También no hay ninguna guerra entre nosotros, pero puede haber allí una cierta distancia cuya medida varía según los casos. Podemos observar a veces una cierta demarcación entre las diferentes corrientes religiosas. Esta distancia se toma sin embargo, sin polémicas, en silencio, paz y serenidad.

A pesar de todo, existe una forma de ataque defensiva de su parte. Cuando cristianos (y también a veces israelitas de sangre que les han sustituido su identidad judía a la cristiana), irrumpen en sus comunidades con vistas a evangelizar a los miembros y robarles así su identidad y hacerles algo más.

Tal resistencia está particularmente activa sobre el territorio de Israel dónde los israelitas que han abandonado y renegado su identidad judía para hacerse cristianos, son directamente excluidos del Pueblo.

Este tipo de israelitas viven tal estado de esquizofrenia, que llegan hasta pretender ser judíos al lado de su identidad falsa y pagano-cristiana.

Entonces, vivir estas dos identidades simultáneamente no es en la voluntad de Dios. En otras palabras: nadie puede ser judío-cristiano ni lo inverso. Estos términos pueden ser utilizados sólo para designar a estos israelitas que han renegado su identidad original para endosar algo otro y también por los israelitas que se integraron y se anexaron a una identidad falsa y cristiana por una misión cualquiera.

Existen sin embargo algunos judíos que han aceptado a Yeshúa como el Mesías pero ellos no se hicieron a los miembros de otro pueblo por eso. Por otra parte, simplemente no tenemos el derecho a vivir otra identidad que la nuestra.

Consideré necesario exponer estos hechos en introducción para poder llegar a la otra parte del "puente", sobre la orilla que alberga a los otros pueblos, la muchedumbre que se pretende ser cristiana.

Este campo es tan heterogéneo que podemos encontrar allí desde los hermanos que ayudan al "puente" en su ministerio, hasta los que lo atacan e intentan echarlo abajo con vistas a tomar su sitio. Estos cristianos son a menudo muy diferentes en espíritu y en alma. Se trata de una muchedumbre ardiente que contrariamente a la comunidad judía, libran batallas fratricidas incesantes dentro de su campo. Es en este espíritu belicoso que tarde o temprano estos cristianos acaban por poner la mira en la comunidad judía que espera prudentemente y en silencio al otro lado del "puente" en su unidad cerrada. Nos es necesario presentar y analizar esta otra parte del "puente", porque no es sólo por nosotros que estos invasores tratan de pasar para alcanzar y atacar a los judíos, sino también porque lo hacen con la ayuda de los traidores israelitas anteriormente citados, quienes intentan así construir un otro puente. Este puente o más bien esta pasarela improvisada que se llama ecumenismo, tiene exactamente la misma función: el lanzamiento de ataques contra el Pueblo Elegido.

¡La fuente del problema y el origen de esta amenaza reside en las raíces de la cristiandad y podemos observarlo en la situación actual que es idéntica a la de la ciudad de Corinto en la época de los apóstoles!

El estado corintio hoy

En la época en la que el funcionamiento de la Asamblea de Corinto arrancó como fruto de un ministerio largo y duro por parte de Pablo, la situación histórica era prácticamente la misma que hoy.

El contexto histórico en el cual vive y labora el Cuerpo del Mesías y dentro, los judíos mesiánicos, es el mismo que el de antaño.

Corinto en aquella época, era una ciudad moderna y muy animada. Fue gobernada por ciudadanos romanos y fue llena de aventureros generalmente de origen fenicio.

Antes de esto, Corintia era la perla del imperio griego cuyos dirigentes eran unos extranjeros que no tenían mucho que ver con las tribus griegas.

Fue a pesar de todo este pueblo extranjero quien mantuvo y dirigió el imperio.

Luego vinieron los romanos que destruyeron la ciudad porque según el pensamiento de ellos, la paz se obtiene sólo al precio de luchas y de guerras…: Pax Romana.

La nueva Corintia fue entonces revivificada con una clase dirigente triunfante y minoritaria en su cabeza. Se creó así una nueva ciudad internacional y muy heterogénea.

¡En el momento en el cuál nació nuestro Salvador, el imperio de qué hablamos se llamaba Ecúmene!

¡Hoy es igual! Cuando una cristiandad pagana que jamás fue de Cristo se coloca en la cabeza de la Cristiandad y comienza a dirigir activamente utilizando el principio de la Pax Romana en espíritu y en alma, no hace nada más que subirse por encima de la actual Corintia, es decir de las comunidades todavía bajo el poder y la conducta de Cristo.

Totalmente como en otro tiempo, el conocimiento (gnosis) y sabiduría (sophia) también reaparecen hoy en un tipo de gnosticismo moderno y renaciente.

Esta diversidad dio la vida al sincretismo que es el aliado del ecumenismo. Este ecumenismo que también engendro numerosos movimientos y asambleas reunidos bajo el credo de la tolerancia, del liberalismo, de la reforma y de la antidiscriminación, que niega y viola así la Ley y la Palabra de Dios.

Una situación realmente corintiana se desarrolló de nuevo en nuestros días que no deja de reforzarse y que está desarrollándose.

No es un azar, ya que el mundo moderno también construye su pequeño imperio donde una minoría ínfima y escondida ya domina los pueblos mezclados.

Su poder, ya lo extiende sobre todos los continentes que siguen el guión de la Pax Romana que ya dio prueba.

Esto no puede más ser un secreto para nosotros; un antiguo método constantemente utilizado - que no sólo salió la boca de Séneca, sino que también se encuentra en el principio de "divide y conquista" de las naciones colonizadoras - continúa desmembrando las sociedades y los pueblos para reunirlos un poco más tarde bajo su propio poder centralizado. Este poder o espíritu actúa del mismo modo desde hace milenios y continuará así hasta el día del Juicio.

Esta fuerza destructora ya actuaba en la época de Pablo en la asamblea corintiana.

Actualmente, se ha infiltrado de nuevo en el seno de las asambleas contemporáneas para irradiar a sus cercos desde estas asambleas y hasta para atacar a los judíos mesiánicos.

Cuando Pablo se refería a esta obra destructora, habló de la parcialidad triple: los que pretendían pertenecer a Apollos, a Cefas y a él.

En el caso de Apolos, apareció en la asamblea la atracción para lo que es "de mejor calidad", desde que Apolos era originario de Alejandría, cuna de la filosofía de Filón quien tuvo una gran influencia sobre él y sobre su ministerio.

Por otro lado, esto fue lo que favoreció la aparición de nuevas fuerzas destructoras en la comunidad:

- La sabiduría embriagó tanto al profesor como el auditorio

- los oyentes sobre-estimaron al profesor, colocando a Apolos delante de Pablo y delante de la Palabra de Dios

- todo esto llevaba a una división inmediata

- Esta parcialidad llevaba en cuanto a ella, el orgullo por parte de los discípulos de Apolos que ventearon los méritos de su ídolo y se entregaron a un discurso presuntuoso y degradante enfrente de sus "hermanos".

Cefas por su parte, estaba presente como invitado. Su fuerza de atracción residía en el desconocido, el nuevo, el milagroso. Así es como consigue desarrollar su propio campo de discípulos.

En cada uno de los casos, vemos dibujarse el prototipo del carácter de los que siembran la confusión y la discordia. Estos rasgos característicos actúan hoy más que nunca con el fin de destruir a las asambleas y crear guerras y escisiones entre los fieles.

Es decir que se desarrolló:

- El favoritismo con respecto a las personas "más distinguidas"

- la selección en la elección de los invitados y de lo que tenían que ofrecer (o más vender)

- el deseo, la exigencia y la aceptación de la única autoridad humana

- la idolatría de las facultades carismáticas

- el interés hacia más conocimiento y ciencia

- la pertenencia a una persona dada

Pienso que esta lista que está lejos de ser completa, es realmente un diagnóstico y la prueba del estado de muerte espiritual de la cristiandad actual.

Podemos encontrar estos síntomas a diario en las asambleas que no son otra cosa que las primicias a las rebeliones, a las escisiones y a las disputas que vienen.

- esta filosofía de "quién es el mejor " ayudado por la explosión de los medios de telecomunicaciones abrieron la puerta a algunos "grandes hombres de Dios" que jamás han sido examinados por quienquiera que sea. Estos recurren a los métodos publicitarios más diversos del mundo con el fin de ganar, de manipular y de matar espiritualmente a las masas de creyentes por medio de la brujería carismática y otras autoridades falsas y espirituales.

- No hay que esperar mucho para ver a las asambleas invitar a estos "servidores" según las leyes del mercado. Al lado de las exigencias del cuerpo y del alma vienen para sumarse las palabras de estos "sabios" que servirán de soportes al éxito, al provecho y a la fornicación espiritual.

- y para acabar esta lista hay que mencionar el espíritu del "yo pertenezco a...".

Esta última realmente es la característica más común y a menudo el credo de la cristiandad. Se da testimonio de la plaga real de la idolatría que actúa ferozmente en su pecho. 

Hubo una época cuando esta cristiandad fue constatada por discípulos fieles a una religión de la que devolvían el testimonio.

Luego, en el seno de la religión aparecieron las iglesias a las cuales se pertenecía por el nacimiento o voluntariamente aceptando su poder por medio de la conversión o más bien del cambio de régimen.

Este proceso se prosiguió hasta hoy para reducirse al fenómeno cada vez más común de la pertenencia a una asamblea dada.

Se trata en suma, de una situación igual a la que precedió al estallido de la asamblea corintia de la época, ya que las asambleas generalmente aparecen por la iniciativa de individuos o de grupos de personas y proliferan y crecen por la colecta sucesiva de nuevos adherentes.

En las epístolas posteriores de Pablo, podemos leer a propósito del destino de la asamblea de corintia y aprender cuáles fueron las consecuencias de sus desfallecimientos.

La unidad fue quebrantada y la comunidad perdió su carácter íntimo, fraternal y familiar.

Entonces aparecieron:

- El culto de la persona

- el esnobismo (distinción entre los ricos y los pobres)

- los clanes se desarrollaron creando así un sistema de castas quienes no se sentaron más a la misma mesa y comieron y bebieron por separado. Aún las borracheras eran de costumbre en casas de algunos de estos grupos dentro de la asamblea.

- La autoridad humana gana cada vez más importancia en el seno de la cristiandad que va debilitándose y que vive según el espíritu de masa tal como un hato de bueyes.

¡Estos son los que son mantenidos en bajo nivel-edad espiritual y que llegan hasta exigir la presencia de un dirigente sobre ellos!

- El orgullo y el sentimiento de superioridad carismática en cuanto a ellos se emparentan a la autoridad.

Todo hombre que usa una autoridad cualquiera, tarde o temprano acaba por reforzar su propia imagen y su propio poder. Hoy, las personas que están buscando respuestas a sus preguntas, soluciones a sus problemas y que están esperando ver cumplirse milagros en sus vidas, se vuelven cada vez más hacia el misticismo. También son empujados por el miedo y la angustia y por eso caminan bajo la tutela de falsas autoridades espirituales y pastorales y bajo el poder de asambleas cuya veracidad no puede ser demostrada.

- El hombre contemporáneo está siempre buscando calidad en todos los dominios de la vida diaria. Es lo mismo cuando se escoge un jefe o un conductor.

Exactamente como el mundo no se preocupa tampoco del conocimiento de una persona, sino sólo toma en consideración el diploma que obtuvo, la cristiandad hace también su propia selección.

Calificaciones, publicaciones y medallas predominan sobre el espíritu mientras que la Palabra de Dios se vacía de su esencia y es privada de su misión.

Los éxitos se sustituyen a los testimonios, la retórica y las ciencias auxiliares reemplazan las predicaciones.

Estas fueron precisamente las razones por la cuáles Pablo se negó a practicar el bautismo en la asamblea corintia y que duramente tomó partido al lado de la santidad y de la pureza de la Cena.

Cuando hacemos la comparación y vemos la analogía entre la situación corintia y la de la cristiandad actual, una semejanza sorprendente en seguida nos salta a la vista:

¡En la ciudad de Corintia, no había aristocracia ni tradiciones ni burguesía respetable que asumiera las cargas públicas!

En las asambleas actuales, hay cada vez menos conductores, testigos vivos, ejemplos; en una palabra, "la aristocracia espiritual" que puede compartir su conocimiento y su experiencia con otros, está prácticamente ausente o en vías de extinción.

Las asambleas cristianas contemporáneas tienen un pasado y tradiciones viejas de solamente algunos años, décadas, o de algunos siglos a lo más.

En una palabra, sólo son unas "flores" efímeras y sin raíces.

Entonces, es completamente el estado que lleva las divisiones y explosiones, a todas estas guerras internas que sólo producen víctimas.

En su falta de raíces, la cristiandad engendra sólo disputas internas incesantes. Sólo tienen objetivos misioneros utilizando nuevas manipulaciones que convierten en simples juguetes a las corrientes espirituales extranjeras.

Para la cristiandad como para los barcos, si no hay objetivo ni puerto donde amarrarse, el viento es sólo un peligro potencial. Cuando el viento viene al cabo de un buque, este acaba por fluir y encallarse en la costa después de que la tripulación ya murió de hambre y de sed.

Tal como lo señalé antes, no mencioné todas las características de la asamblea corintia y de las asambleas actuales.

Podemos, a pesar de todo, tener una visión de conjunto bastante buena del modo en el que los judíos mesiánicos así como sus hermanos gentiles, el Cuerpo del Mesías, fueron tratados entonces. No es difícil de adivinar tampoco quienes son los que hoy son perjudiciales para el ministerio de los judíos mesiánicos y de donde proviene la mayoría de los ataques contra nosotros.

Es de este lado que llegan todos los que son portadores del espíritu corintio: de la división y de la destrucción.

Para ellos, el puente mesiánico es sólo un terreno de predilección para poder perseguir sus disputas internas vía el exterior, un instrumento simple para llevar a cabo sus misiones colonizadoras.

Actúan de este modo porque hay muchas pérdidas en alma causadas por estas batallas fratricidas y así intentan recuperar gente por alguna parte para que su dinastía sea salvaguardada. Por otra parte esta campaña misionera es muy a menudo utilizada como propaganda con el fin de seducir nuevos sujetos.

Porque en el mundo actual, nadie desea reunirse con los débiles. El hombre psíquico no aspira a nada más que a los milagros, a los éxitos, a las experimentaciones y otras cosas "grandes y maravillosas".

Satanás en cuanto a él, nunca pierde una ocasión para concederles los deseos de sus almas.

La situación y las enfermedades corintias descritas por Pablo están totalmente presentes hoy entre nosotros, y Satanás posee todos los medios para actuar y para deslizarse a través de estas puertas abiertas.

Él que es capaz de saciar el menor deseo de la carne y del alma en las asambleas cristianas. Lo hace de modo maravilloso, milagroso y todo esto por encima de manera completamente bíblica…

El puente es cerrado por un lado porque la comunidad judía no ataca.

Por el otro lado en cambio, los conquistadores y las hordas de saqueadores que quieren robar el llamamiento del "puente", no dejan de asaltarnos.

Ellos son los que son ruidosos y gritan en voz alta porque son atormentados por el miedo.

En nuestro país, encontramos más o menos cincuenta mil de estos enfermos desenfrenados que sufren de las enfermedades corintias. (Entre ellos, no obstante existe una pequeña minoría tranquila y silenciosa que está esperando). Estos enfermos son los que atacan el ministerio mesiánico del modo más encarnizado que sea, para tomar su control mientras que son justamente ellos quienes obstruyen su máximo funcionamiento.

Se trata de una compañía de esnobs aislados, viviendo en facciones bajo la adoración de un ídolo y siendo embriagados por sus orgías y otros desenfrenos espirituales.

Son ellos quienes idolatran a hombres, a asambleas, a ellos mismos o a sus compañeros. Ellos son los que distribuyen autoridades espirituales entre ellos por imposición de las manos. Cuyo orgullo descansa en su carácter "carismático", pretendiendo tener más sabiduría que cualquiera y cuyo pastor es el más sabio de todos los hombres. Los que en lugar de ser de Cristo sólo son simples ...istas, ...icos, ...ados, ...antes, o se relacionan con un otro nombre cualquiera y caprichoso del que son esclavos voluntarios. 

Son los que impiden el funcionamiento del "puente" por un tiempo, y los que por su naturaleza, jamás serán capaces de aceptar el llamamiento y la misión muy especial de los judíos mesiánicos.

Sellan por otra parte así su destino por la misma ocasión porque:

Jamás podrán volverse los miembros del Cuerpo del Mesías compuesto de ambas partes soldadas.

Se quedarán también lejos de las profecías que conciernen al Injerto y el Injerto de nuevo, y no gozarán de las bendiciones que provienen de eso.

Nuestro ministerio hacia ellos se limita al simple testimonio de nuestra vida, de nuestra fe y de nuestra sumisión que ya engendra el interés y la curiosidad al otro lado del "puente", en el seno de la comunidad judía tan alejada de ellos. Además, las semillas también tomaron sus raíces y ya brotan entre los cristianos religiosos de las iglesias tradicionales, a los que desprecian tanto.

Porque esta jauría ruidosa que obstruye el paso hacia los judíos, impide por la misma ocasión a la cristiandad entera recobrar sus raíces judías.

El que en cambio accede a las Leyes de Dios a través de nuestro ministerio y las acepta, experimentará también muy pronto con la Clemencia. ¡Su vida no estará más bajo el yugo de ambiciones y de deseos humanos, pero si, bajo la autoridad y en las manos de Yeshúa HaMashiaj!

A Dios gracias, la comunidad judía mesiánica recibió de nuevo la misión de traer, enseñar y de devolver la Ley a su buen sitio, totalmente como la comunidad judía creyente y que esperaba la llegada del Mesías.

Alabado sea Dios porque podemos vivir Su Amor y la Gracia de la Redención bajo el poder de Yeshúa HaMashiaj. 

Damos gracias a Dios por la misma ocasión por habernos bendecido con todos los dones de la Gracia.

Viviendo en Yeshúa HaMashiaj y Él viviendo en nosotros, siempre experimentamos Su protección contra los espíritus corintios más activos hoy que nunca. En resumen, somos protegidos hasta el punto de no tener, no sólo ninguna comunidad con estas espiritualidades, sino que ninguno de sus representantes son capaces de infiltrarse entre nosotros con vistas a bloquear el paso en el "puente" o de atravesarlo con el fin de aturdir a la comunidad judía.

Aunque los ataques y las tentativas de asalto sean continuas y violentas de su parte, a pesar de todo lo más que sentimos son únicamente las vibraciones.

Esta protección está asegurada por la presencia de Yeshúa HaMashiaj cuyos dones de la gracia siguientes están particularmente activos en nosotros y funcionan sin tregua:

- Diakrisis pneumatos: el don del discernimiento de los espíritus

Experimentamos la obra constante de las fuerzas internas. Estas fuerzas interiores que son tan a menudo confundidas con la palabra "milagro".

- Experimentamos el funcionamiento de las curaciones cada día

- También funciona el logotipos gnoseos, la voz del conocimiento resuena a través de todos nuestros ministerios como el don del Eterno. Que se trate de conocimientos sobre el judaísmo o sobre la cristiandad, o incluso de las ciencias del mundo.

- lo mismo, Dios nos da en toda circunstancia el don de logotipos sofía, la voz de la sabiduría lo que dio al rey Salomón que fue capaz de emitir un juicio irrefutable en toda circunstancia. 

- A pesar de todo, consideramos todos el don de la fe como el más grande y más valeroso. Esta fe que no es humana sino la que es capaz de ver lo invisible, así como las promesas que se cumplirán.

Cuando volvemos nuestro ministerio mesiánico, construimos el "puente" para hacerlo luego funcionar. Muy pronto, realmente alabaremos al Señor de todo nuestro corazón porque lo que sabemos hoy en espíritu, lo viviremos mañana, y lo veremos con nuestros ojos.

El don de la fe no sólo existe sino también funciona en nosotros. Aunque esta fe sea todavía invisible por el momento, tendrá consecuencias inevitables cuando la gente podrá ver con sus ojos que formamos parte integrante de la unificación del Cuerpo del Mesías, tan pronto como este proceso empezará…a través de nosotros y no según nuestras ideas, nuestros deseos y nuestros proyectos.

Los grupúsculos alborotadores que aúllan con miedo y hasta luchan entre ellos, sólo reúnen a un número bastante insignificante de adeptos. Son desde luego un estorbo para nosotros, pero son realmente peligrosos sólo por estos judíos que desean colocarse al lado de un imperio cualquiera donde una minoría ejerce el poder sobre una muchedumbre de anónimos, o para los que escogen la paz falsa de la Pax Romana en lugar de la Paz verdadera.

Son también peligrosos para toda la gente que está infectada por las enfermedades expuestas anteriormente.

En cambio, son mucho menos peligrosos para la comunidad judía creyente desde que esta comunidad se distanciaron y se defienden contra los cristianos. Esto les asegura una muy buena protección. Absolutamente no hay ningún contacto físico ni espiritual entre la comunidad judía creyente (de Hungría) y este ejército de 50.000 mercenarios.

Totalmente como la comunidad judía mesiánica es única y su llamamiento es inmenso, más allá de los dones de la Gracia, Dios les asegura una protección particular a todos los judíos.

Pues el Puente se construye. Y aunque sea a veces tomado por asalto, seremos a pesar de todo, los testigos y los actores no sólo de su arranque sino también del resultado de su papel en la última unificación del Cuerpo del Mesías.

Esperamos el cumplimiento de la Voluntad de Dios en una fe total y en plena obediencia. Esta Voluntad será precedida no obstante por la desaparición de estas pequeñas hordas ruidosas e irritantes, o más exactamente de su asimilación en el Ecumenismo.

Todos los que por su parte encontrarán su sitio en el Cuerpo del Mesías en lugar de los poderes humanos usurpatorios y que dejarán a las asambleas corintias para librarse de sus espíritus, serán nuestros compañeros cuando celebraremos un día todos en conjunto.

Budapest, el 4 noviembre 2008

 

 
Traducción del húngaro: Richard (Zeev Shlomo)
Copyright © 2005-2019 SHOFAR - BUDAPEST, comunidad judía creyendo en Yeshua HaMashíaj
Ministerio JHVH NISSZI www.kehilatshofar.com


¡Nuestras enseñanzas pueden ser copiadas y distribuidas sin ninguna modificación, gratuitamente y únicamente en integridad!

Copyright © 2005-2019 Comunidad SHOFAR
http://kehilatshofar.com