.

Enseñanzas

 
Judíos - Cristianos - Judíos Mesiánicos 
 
 
 
 
 
 
¿Quién es el Mesías y que es el mesíanismo?

 
Yaakov, Béla Orbán

 

Quizás usted debería estar sorprendido de no ver la palabra JUDÍA cerca de estas expresiones aunque esto generalmente se haga en muchas enseñanzas o denominaciones de asambleas o iglesias.

¿Sería una falta conocimiento o de cultura de nuestra parte o es más bien intencional?

¿Tendríamos miedo descubrir y afirmar nuestra pertenencia a la comunidad judía en público?

Por todas estas razones, es necesario aclarar y precisar el sentido real de estos términos con el fin de utilizarlos correctamente y evitar todo abuso. 
 
 
Mesiánico:
 

Esta palabra supone que el que la utiliza crea en el Rey Ungido cuyo nombre hebreo es HaMasíaj, Cristos en griego.

El pueblo judío esta esperando al Mesías mientras que la cristiandad espera la vuelta de Cristo. 

Así, ambos pueblos (o posiblemente otros también) son mesiánicos. 

Esta palabra tiene varios significantes y designa varios grupos de personas. Es también muy importante saber cuándo uno cree en el Mesías, si está esperando Su llegada o Su vuelta. No olvidemos tampoco que Satanás también cree en Dios y pues en el Mesías verdadero. Si no fue el caso, no sería en lucha constante contra Él como anticristo. 

Cuando hablamos del Mesías y testimoniamos nuestra fe en Él, no soló hay que dar pruebas del Rey Ungido delante del mundo, sino también tenemos hacer saber en profundidad el sentido de todos los nombres que recibió de Dios así como el objetivo último de Su vuelta en la tierra.

¿Pero quién es en realidad?
 
"Los Mesías"
 

En la época del segundo Templo, el nombre del gran sacerdote era HaCohen HaMashíaj y el del rey era Mashíaj HaShem. Además, el rey Cyrus de Persía (Isaías), así como Israel (Salmos 28 y 84 y Habacuc 3) y los patriarcas (Salmo 105), también recibieron todos el nombre de "Ungidos", es decir de Mesías-HaMashíaj-Cristos. 

Además existían personas que se pretendían ser el Mesías, habían mesías falsos también.

Según Josephus y el Talmud, existía un montón de estos falsos mesías en la época de la opresión romana, bajo el poder de los Asmoneos y antes de la destrucción del Templo. Algunos zelotas como Menajem ben Jehuda y otros personajes como Theudas y Bar Kochba él mismo incluso estuvieron considerados como mesías y algunos aun fueron crucificados por esta razón.

Varios mesías también fueron adorados entre los Caraitas al este y luego entre los musulmanes. Durante la historia, hasta los alrededores de los años 1700, los mesías falsos hacían regularmente su aparición y sus influencias son desgraciadamente todavía perceptibles sobre todo en ciertos entornos judíos dichos "jasídicos". Muchos fueron considerados como los mensajeros o los profetas de estos mesías falsos y hoy todavía muchos están siguiendo adorándolos y manteniendo relaciones espiritistas con sus espíritus. 

La característica más importante y común de todos estos mesías falsos es que predicaban todos los dogmas fundamentales de las religiones orientales (reencarnación, auto redención y Cábala que según ellos llevan a la perfección). 

No se trata de nada más que de simples impostores que supieron manipular su pueblo a través de sus miedos y sus esperanzas en tiempos de gran crisis y de caos. Iban a menudo hasta pactar con el enemigo para alcanzar sus objetivos.

Pues no es sorprendente que estos estafadores se hayan convertido al islam o al catolicismo mientras continuando clamando sus orígenes judíos operando así una forma de sincretismo adelantado de los dogmas y credos de sus época. El último mesías falso fue Frank Jacob (1726-1791) discípulo de Shabtai Tzvi que fundó el movimiento místico de la secta de los shabateos.

Frank no sólo creía en la reencarnación sino se consideraba además como siendo la reencarnación de David, de Elías, de Jesús, de Mohamed y de Shabtai al mismo tiempo.
 
 
¿Existen mesías falsos y sus discípulos hoy? ¿Que hacer frente a este problema?
 

Después de este informe breve soló abordando el sujeto de modo superficial, sería necesario nombrar y hablar de los mesías falsos de nuestra época.

Esta denuncia sería necesaria a pesar de que realmente no se pueda darles nombres concretos a estos mesías falsos de hoy. Su espiritualidad no muere y aparece bajo formas diferentes según las épocas. Hoy efectivamente no aparecen en la forma de un hombre concreto sino más bien bajo la forma de nuevos movimientos y corrientes contemporáneos.   

A pesar de todo, nuestra época se parece mucho a las cuándo estos impostores y los espíritus que les manipulaban aparecieron para dar esperanza a los que esperaban al Mesías con impaciencia. Pues que no nos asombrámos si de pronto o ya vemos aparecer anticristos y falsos profetas que proclaman las profecías de la Biblia.  

Sin embargo en nuestros días, no serán tanto individuos concretos quienes engañarán al muchedumbre de fieles sino mucho más corrientes y movimientos. Los delegados de estos movimientos harán numerosos milagros espectaculares para cegar y desviar a mucha gente, hasta entre los elegidos, es decir los judíos y los miembros del Cuerpo de Cristo y así prepararle la vía al verdadero y grande Anticristo.

Por eso es necesario tener mucho cuidado particularmente con los que utilizan el nombre de judío o por lo menos que se disfrazan de judío, pretendiéndose ser judíos, y que además obran en el nombre de Cristo. Pues esta obra maléfica puede muy fácilmente esconderse detrás el velo del judaísmo mesiánico. 

Un capítulo separado debería ser dedicado al análisis y a la presentación de este movimiento a la luz del Verbo y las Profecías. Un desorden importante efectivamente puede desarrollarse en la cabeza de la gente, si el sentido verdadero de la palabra mesiánica, la verdadera naturaleza de la palabra judaísmo así como los fines concretos de estos no son definidos de manera muy precisa. La confusión y la división no están en ningún caso las características de Dios. La raíz de toda confusión son los labios lisonjeros y ambiguos y la lengua que habla grandezas y que equivoca. Cuando ciertas verdades o semi-verdades son acentuadas mientras guardando velado los hechos reales. La mentira es fuente de confusión.

La confusión que reina hoy en el seno de la cristiandad no es otra cosa que la antecámara del caos que viene pronto en el cuál Satanás y su espíritu anticristo podrá fácilmente atrapar los peces pequeños cegados por los remolinos. Y seguro que ya se lo tragó a mucho.

El solo medio de defenderse contra este espíritu de mesías falso y de antimesías que se esconde detrás de la palabra mesiánica es advertirse unos a otros descubriendo las mentiras características a la luz del Verbo.

También debemos hacer este trabajo para evitar que los judíos que realmente viven el judaísmo de acuerdo con la Tora como miembros del Cuerpo de Cristo sean excluidos por la cristiandad. También lo hacemos porque la comunidad judía de Hungría no es sólo sensible en espíritu, pero porque siente y reconoce también esta fuerza que durante milenarios trató de convertirla, de asimilarla y de destruirla por la fuerza.  

Aunque hoy esto se hace de manera mucho más discreta y utilizando la adulación para poder acercarse mejor de los judíos, cristianos y también del mundo. La sola y grande arma que tiene la comunidad judía de lengua húngara es que, conscientemente o no, se basa totalmente sobre las Leyes de Dios: la Tora. ¡A Dios gracias! es por eso que ningún movimiento reformista ni la asimilación jamás consiguieron cercar los judíos de Hungría.

Así, rechazan toda forma de judaísmo que se alejó de la Tora, tal el judaísmo reformado o los movimientos hasidicos procedente de la ex-Unión Soviética. También siempre rechazarán toda forma de espiritualidad saducea y caraita y jamás aceptarán ningún movimiento dicho "mesiánico" derivado de estos corrientes. Estos movimientos pues jamás echarán raíces en Hungría o guardarán todo lo más un papel irrisorio y acabarán por desecarse.

Sin embargo estos movimientos se refuerzan tan pronto como se unen a las espiritualidades anticristas de su época totalmente como lo hicieron los movimientos pseudomesiánicos mencionados antes durante de la historia.

Naturalmente hablo aquí de los movimientos de unificación de las religiones monoteístas, del falso ecumenismo y de la "iglesia del mundo" que están en relación muy estrecha con estas espiritualidades. Naturalmente el misticismo no falta tampoco. Este misticismo que se instaló ya bien y que plenamente funciona en la cristiandad bajo la forma del falso carismátismo o de brujería carismática.

Estas espiritualidades que generalmente provienen de extremo oriente y de las religiones tribales africanas y sudamericanas, se perpetúan en el catolicismo que las adoptó y las recicló para hacerlo otra vez un producto de moda sobre el mercado cristiano actual.

La comunidad judía en su búsqueda implacable de paz y en su amor del la gente y de la vida en general, ha sido tocada de frente por el espíritu de auto redención de la Nueva Edad (New Age), de la paz falsa (Nirvana), de la reencarnación predicada por el hinduismo, de los cristianos "modernos" también infectados por el New Age, así como de ciertas ramas del judaísmo mesiánico.

Llegados a una fase crucial de la historia de la Salvación, podemos ver que el espíritu edomita que siempre combate Dios y Su pueblo, hoy es más activo que jamás. Además de ser antisemita, en nuestros días es también antijudaico. 

El Pueblo de Dios tiene sólo una sola posibilidad de sobrevivir y de ser protegido:

Vivir bajo la cubierta de la Shekina (la presencia de Dios por Su Espíritu) y esto, bajo el poder de Yeshua HaMashíaj de Nazareth. El pueblo judío no tiene otra solución que de evolucionar sobre esta senda y servir para mostrar y testimoniar del verdadero Mesías al mundo. Este Mesías que no es otro que la unidad indisoluble de la Santa Trinidad: el poder creciente, purificador y santificador de la Santa Trinidad en nuestras vidas. 

- ¡Cuando utilizamos los términos de Mesías y de mesianismo hoy, es necesario dar el testimonio de manera visible y audible que el Mesías es Yeshua HaMashíaj de Nazareth!

Debemos dar pruebas de este Jesús que vive, reina y que pronto volverá como Rey Ungido, como Cristo, como Mesías. 

Más allá de Su testimonio, debemos también hablar de Su poder y de las profecías que Le conciernen. No sólo de las que ya se cumplieron sino también de las que todavía tienen que cumplirse 

No solo debemos hablar de Él como Mesías que fue prometido a través de las profecías y que marchaba sobre esta tierra, pero también del que hoy y siempre existe como Soberano. La realidad de Su vuelta inminente, de Su obra constante, de Su juicio que viene y de las promesas de Dios que se cumplen en Él debe ser clara y entendida por todos. 

- Cuando quienquiera utiliza los términos de Mesías y de mesiánico, no sólo es aconsejado preguntarnos quién es El Mesías verdadero de Dios, pero también tenemos que examinar si la palabra Mesías realmente apunta Al que nació en Nazareth y que fue ofrecido en sacrificio para nuestros pecados. Este debe hacerse por nuestro propio interés y por lo de los otros. ¿Siempre hay que preguntarse si realmente se trata del Salvador, del Redentor, del Rey y del Hijo de Dios?

Hoy no existen más mesías falsos y famosos cuyos nombres sean conocidos por todos. A pesar de todo hay muchos enfermos demoníacos que surgen constantemente haciéndose pasar por el mesías y que a veces hasta logran reunir algunos discípulos alrededor de ellos.

En Jerusalén, existe una unidad especial de la policía local que cada años detiene e interna en medio psiquiátrico varias decenas de desequilibrados mentales que se pretenden ser el "mesías".  

Debemos sin embargo saber una cosa: los demonios echados y los espíritus despedidos no mueren por nuestros ministerios. Continúan sus camino buscando una nueva vivienda, su víctima siguiente para poder luego tratar de tomar posesión de la persona librada otra vez.

Lo mismo ocurre con los espíritus edomista, antichristo, antisemita y antijudaísta que no mueren tampoco. Incluso se refuerzan en nuestros días utilizando todos la mentira, la estafa y todas las armas posibles con el fin de desviarnos.

Pidamosle pues a Dios ofrecernos el don del discernimiento. Imploremos la luz y la fuerza del Espíritu de Dios, la dirección del Santo Espíritu que nos recuerda toda cosa y nos hace reconocer toda verdad con el fin de que el ángel de la Luz que intente decirse ser el "mesías" pueda engañar el menos posible de almas. El juicio de los mesías falsos pertenece al Señor. El momento de sus apariciones ya nos ha sido señalado en las profecías. Pero debemos defendernos contra estos impostores pidiéndole al Señor de los Ejércitos de protegernos y de librarnos de ellos. 

Como judíos viviendo bajo el poder de Yeshua HaMashíaj de Nazareth y bajo la dirección del Espíritu Santo, tenemos la responsabilidad de defender el Cuerpo de Cristo así como el Pueblo Elegido contra estos peligros anticristos, compartiendo y divulgando nuestra visión y nuestra experiencia en cuanto a este problema. No hacemos esto para nuestro propio interés, sino bien porque es principalmente a nosotros que ha sido dado de poder sentir, descubrir y echar por el Espíritu del Cristo todo tipo de poder falso y toda cosa que usurpa los términos de judío y de mesiánico con el fin de utilizarlos en la preparación de la llegada del Anticristo.

Nuestra vida y nuestro ministerio como judíos no se acaban en el simple testimonio  de Yeshua. Nuestro llamamiento también vale para atestiguar y hablar delante de todos de las profecías antiguas, actuales y futuras concerniendo a Su vuelta.  

Pues tenemos la obligación de profesar una fe pura y sin equívoco delante de todo el mundo con el fin de no caer nosotros también bajo el mismo juicio que estos mesías falsos, falsos mesiánicos y falsos judíos.

Una profesión de fe no dicha o no visible es un pecado que engendra otros pecados.

En lo peor de los casos, se trata de un silencio engañoso, de una mentira que soló espera ser juzgada por Dios.
 
 
 
Traducción del húngaro: Richard (Zeev Shlomo)
 
Copyright © 2005-2019 SHOFAR - BUDAPEST, comunidad judía creyendo en Yeshua HaMashíaj
Ministerio JHVH NISSZI www.kehilatshofar.com

¡Nuestras enseñanzas pueden ser copiadas y distribuidas sin ninguna modificación, gratuitamente y únicamente en integridad!

Copyright © 2005-2019 Comunidad SHOFAR

http://kehilatshofar.com