.

Enseñanzas 

 
Música - Danzas - Cantos
 
 
 

¿Aleluyah, gloria ... y después?

Yaakov, Orbán Béla

Cuando las medio-verdades esconden la entera Verdad

Hace algunos días, prediqué en una asamblea parisina compuesta de fieles africanos.

Ni el estilo ni el volumen ni la visión de la asamblea bailadora de manera infantil ni el sonido de la alabanza no me sorprendió ya que ya fue el testigo de este tipo de culto muchas veces durante mis ministerios en Francia y África.
Me acostumbré a ver asambleas enormes aullando alabanzas cuya intensidad del sonido es prácticamente desconocida por este parte de Europa.

Sin embargo, en aquel día, mi atención fue atraída por algo que me entristeció profundamente.

¡Mi tristeza provenía haber observado hasta qué punto Satanás utiliza la arma de la división y de las medio-verdades a través del mundo!

En esta asamblea, la palabra de la gratitud hacia Dios Aleluyah resuena constantemente.

Luego vino la palabra Gloria que sirve para expresar la majestad del Señor.

Gratitud y glorificación …

¡Tenía a pesar de todo la impresión de que algo faltaba mucho en toda esta ceremonia!

Escuchando estas palabras todo esto me pareció muy impersonal, unilateral y vacío. ¡Efectivamente faltaba Alguien en todo esto!

Impersonal por supuesto, porque no se percibía ninguna humildad ni sumisión detrás de estas palabras. Sin eso estos cantos cristianos quedan alejados de Cristo.

Esta sensación de vacío me empujo a recordarme de todos los cultos a los cuales asistí durante mi vida. Debí darme cuenta de que la situación esta lejos de ser diferente en nuestro país.

La gente expresa su gratitud a Dios, lo glorifican pero jamás alcanzan el punto cuando son capaces de presentarse dignamente delante de Él.

Porque se bastan con pronunciar estas palabras que se volvieron triviales.

¡Por muy verdaderos y necesarios que estas dos palabras puedan ser, a pesar de que estos términos que dan pruebas de nuestra gracia al Señor resuenen en nuestras bocas, algo había sido escondido, disimulado, robado y no tiene más ningún sentido!

¡Un orden ha sido abolido u se volvió incompleto u hasta se transformó en una exaltación sentimentales llana!

Un orden en otro tiempo espiritual se rompió y se encontró así relegado al nivel del alma humana.

¡He aquí cómo Satanás disimula la Verdad en las semi-verdades!

Gracias a Dios, tengo muchos puntos de referencia en mi pasado para poder comparar las cosas.

No hay que ir muy lejos o cavar demasiado profundo para encontrar esta orden espiritual que nosotros todos deberíamos vivir cuando nos presentamos delante de Dios.

Qué los judíos fieles nos sirvan de ejemplo otra vez.

Este ejemplo, que nosotros judíos que viven en Yeshua HaMasíaj vivimos también a diario.

 

La lista no es exhaustiva, se trata aquí sólo de un resumen que debe servirnos de ejemplo en su contenido:

ALELUYAH


- La primera oración del judío la mañana es la oración de gracia.

Da gracias para haberse despertado, para haber recibido para la Ley (Tora) y para muchas otras cosas…

BARUK ATA ADONAY

 

- Luego viene la serie de bendiciones a través de las cuales bendecimos el Eterno para habernos regalado sus leyes y nuestro pan diario …

Nos dio instrucciones para nuestra vida de cada día y también proveyó a todas nuestras necesidades.

Bendecimos el Creador para haber creado todo lo que necesitamos.

Lo bendecimos para habernos vestido.

Bendecimos a Dios de poder ser entre sus manos desde la mañana hasta la tarde y en cualquier momento de nuestra existencia.

La mayor parte del orden de la oración matutina son los salmos 90 y 91.

Bendecimos a Dios para haber estado en nuestros lados.

Pero esto no basta para empezar el día. Debemos también implorar por su ayuda la que realmente necesitamos cada día: la solicitud de nuestra cobertura y protección así como de su ayuda antes de empezar lo que sea.

 

Pedimos todo esto a través de las palabras del salmo 91:


HOSANNA – ¡Ayudanos!

Y para coronar todo lo que ha sido pronunciado anteriormente, glorificamos a Dios por oraciones de alabanzas que profesan de los testimonios de Dios a través de nosotros, con y en nosotros.

 

Jamás tuve por objeto iniciar quienquiera a la liturgia judía y todavía menos de hacer a judíos de quienquiera que no lo es de origen.

El fin de esta enseñanza es el florecimiento de nuestros cultos, el cumplimiento de la vida en común con Yeshua HaMasíaj así como la realización de una vida ordenada en el seno del Cuerpo del Cristo.
Porque mientras alguien no empieza su día dando gracias y que la bendición del Dios Creador, Todopoderoso y Eterno no se puede oír a cada momento, el Pueblo de Dios no vive en sumisión.

Mientras quienquiera no bendice a Yeshua HaMasíaj tambien y de manera inseparable, no le demostrará su vida en sumisión al Mesías Rey delante de Dios ni delante de los hombres.
¡Mientras las palabras de alabanzas y de gracia hacia Dios y Yeshua no son pronunciadas por el fondo del corazón, no esperemos ninguna bendición que proviene del poder del Dios Creador, Todopoderoso, Eterno y del Rey Mesías, Yeshua HaMasíaj!

La bendición de nuestra propia vida depende de nuestra bendición hacia el Señor y de nuestra unción del Eterno, el Rey Mesías para que actúe en nuestras vidas. En otros términos, son nuestras palabras de alabanza que dan la autorización al Espíritu Santo, el Espíritu de Dios y de Yeshua, a funcionar en nosotros.


No esperemos nada tampoco si nos vamos sobre nuestras sendas sin haber pedido la ayuda y la autorización del Rey Mesías antes.

El hecho de reconocer nuestra debilidad y nuestra impotencia sin su ayuda no es la prueba de nuestra angustia sino bien de nuestra sumisión a Él. Nosotros todos debemos pedir y aceptar cada días el poder del Rey Mesías que vuelve pronto.

De la misma manera que en otro tiempo cuando los gritos de "Hosanna" se oyeron en las calles de Jerusalén cuando el Rey hizo su entrada en un burro. Es sólo luego que la muchedumbre se exclamó: "Gloria a Él".

 

Hoy muchos creen que los cantos y otras alabanzas lleno de Aleluyah y Gloria tienen un gran impacto sobre el mundo espiritual y que gozarán así de dones y otro bendiciones de todo típo.

Sin embargo cuando los hallel (Aleluyah) no son seguidos por brakha (bendiciones), y cuando las palabras de hosanna (solicitud de ayuda) al Rey no son pronunciados, inútil esperar cualquier cambio en nuestras vidas.
Aunque testimoniábamos la gloria majestuosa de Dios, no tenemos parte en esta gloria debido a nuestras lagunas y negligencias.

Cuando la menor parte de esta magnífica cuadruplica orden entre Dios y el hombre falta en nuestras vidas, caímos cada vez más en los desbordamientos de alegrías del hombre religioso que ha perdido todo contacto espiritual con Dios y que se alejaba del poder de Yeshua HaMasíaj. Éste vive en la ambivalencia al nivel del alma y quedará vacío y espiritualmente insatisfecho.
Podemos ver mucho cultos muy alegres que sólo bastan para asegurar la supervivencia de sus participantes y donde en el sitio de fieles teniendo una vida nueva en sumisión completa al Señor, encontramos unas almas alegres que sólo tienen confianza en su mismas y que son más cristianas que del Cristo.

 

Así es como las semi-verdades, las semi-órdenes incluso la dualidad pueden parar quienquiera en su edificación espiritual.

Porque los detalles velan a la Verdad íntegra y disimular la Verdad es el interés de alguien. Así actúa Satanás dividiendo las verdades bíblicas así como reduciendo las alabanzas y los cantos comunitarios del nivel espiritual al nivel del alma.
Presentarse delante de Dios, marchar con Él y vivir bajo el poder del Rey Mesías es una sucesión, una orden bien definida.

Digamosle gracias cada día alabándolo, bendiciéndolo, pidiendo su ayuda y yendo luego a prosternársenos delante de su trono en humildad y glorificándolo.
Solo la persona que le pronuncia las palabras de Hosanna al Eterno y a Yeshua HaMasíaj es capaz de continuar en espíritu con los Aleluyah mientras que jamás deja de glorificar a Dios y el nombre que está por encima de todos los nombres: Yeshua HaMasíaj

¡Glorificamos su Nombre Santo dando gracias y pidiendo en toda fe que nos ayude en toda circunstancia!

No dejemos a Satanás destruir esta unidad y hacerlo impersonal en nuestras vidas.

No es el número de Aleluyah y de Gloria que es grande o inútil sino es sus utilización privado de hosanna que es formal y sin ningún sentido espiritual.

Qué nuestra alegría psíquica y nuestros desbordamientos de alegría sean reemplazados por la alegría plena de nuestro Dios y de su Espíritu Santo.

 

 

 

Budapest, el 26 de agosto de 2008


   

 

Traducción del húngaro: Zeev Shlomo
 
Copyright © 2005-2021 SHOFAR - BUDAPEST, comunidad judía creyendo en Yeshua HaMashíaj
Ministerio JHVH NISSZI www.kehilatshofar.com

¡Nuestras enseñanzas pueden ser copiadas y distribuidas sin ninguna modificación, gratuitamente y únicamente en integridad!

Copyright © 2005-2021 Comunidad SHOFAR

http://kehilatshofar.com